INICIO

"LEYENDA DE ARANTAS : JOSE, JOVEN QUE MURIO POR EL AMOR DE UNA SIRENA"

Mollendo 12 marzo 2019.- Arantas, fue un caserío que existió hace muchos años, que estuvo situado entre Mollendo – Camana, Arequipa cuyos habitantes se dedicaron a la pesca del congrio, extracción de mariscos, cochayuyo y otros. Ver VIDEO VIDEO 

 

LEYENDA DE ARANTAS : JOSE, JOVEN QUE MURIO POR EL AMOR DE UNA SIRENA

Por : Felipe Fredi Oviedo Muñoz

DEDICATORIA :

A mi querida esposa Nory Sarmiento Rojas e hijos Edda Nair, Nori Maribel, Freddy Jesús y Ricardo Ramón Oviedo Sarmiento con todo amor y cariño.

Mollendo 12 marzo 2019.- Arantas, fue un caserío que existió hace muchos años, que estuvo situado entre Mollendo – Camana, Arequipa cuyos habitantes se dedicaron a la pesca especialmente a la pesca del congrio, extracción de mariscos, cochayuyo y otros, la gente era muy humilde pero vivían muy felices por los atractivos de sus caletas, playas, con arenas y aguas muy tranquilas como Honoratos, La Huata, La Francesa, San José, Arantas, Huacchiray, Calahuani, entre otras, como no recordar también las aguadas donde extraían el agua del subsuelo, para subsistir y que algunas de ellas todavía existen y que dieron vida a muchas familias por varias generaciones y junto a ellas crecieron higueras, donde se comían sus sabrosos frutos : como la Huata, San José, el Olivar con higueras, granados, olivos, etc.

La Huerta con sus aguadas e higueras, Llipas y luzmillo y por último el milagroso pozo de Arantas que dio vida a muchas generaciones y que día tras día se repartía el líquido elemento que brotaba del subsuelo, a un litro por persona ¡qué tiempos aquellos que nunca jamás volverán!.

Como no recordar la fiesta de la Milagrosa Cruz de Arantas, muy venerada por los Aranteños y que se realizaba en el mes de Mayo, cada familia se encargaba de una novena y en cada una de ellas se repartía el sabroso chocolate con sus panecillos traídos de Quilca : existen tantas vivencias tan bonitas de Arantas que sería bueno detallarlas y plasmarlas en un documento desde su nacimiento hasta nuestros días lo que fue y lo que ha quedado de aquel caserío pujante que existió y que fue extinguiéndose con el correr del tiempo.

Muchas leyendas e historias de amor se han contado por personajes que todavía viven, una de las cuales voy a narrar :

Hace muchos años vivían en Arantas muchas familias y de una de ellas procedía un jovencito de 17 años llamado “JOSE” de aspecto jovial y alegre dedicado a las labores de la pesca. Nada perturbaba su paz y en medio de la soledad se sentía muy feliz.

Un día por la tarde como lo hacía siempre caminaba por la orilla del mar en un lugar llamado “PUNTA BRAVA”, en uno de los arrecifes donde el mar chocaba y salía el mar como lluvia, por las piedras filudas como picachos.

A lo lejos oyó algo así como un lejano canto que parecía llorar, que se quedó escuchando lentamente era una melodiosa canción que venía de aquellos arrecifes donde golpeaba el mar.

Dirigió sus pasos hacia ese lugar y se quedó sorprendido cuando vio al pie de una plataforma de piedra, llamada “EL BALCON”, una bella mujer con una sonrisa entre alegre y triste que tocaba el agua del mar con sus delicadas manos, de pronto la linda sirena vio al joven “JOSE” que la contemplaba extasiado.

Rápidamente y avergonzada porque estaba media desnuda, se cubrió con sus delicadas manos. El Joven “JOSE”, desde hacía mucho tiempo todos los días a las cinco de la tarde solía pasearse por aquel lugar donde contemplaba a aquella linda sirena. De la cual estuvo profundamente enamorado platónicamente.

Pero el joven “JOSE” un día salió de su casa decidido hablar con el amor de sus amores y acercándose al lugar indicado donde descansaba la princesa de sus sueños se acercó sigilosamente y la llamó con voz acariciadora suplicándole que lo escuchara, que estuviera atenta a sus palabras porque iba a expresarle todo cuanto su corazón sentía; porque hacía mucho tiempo solamente la veía de lejos.

Le dijo no te asustes amada mía, no me abandones ten compasión de este atribulado ser que te quiere, sólo un momento escúchame.

La dama lo miró con dulzura. Hubiera querido corresponder a aquel amor, pero no podía porque estaba destinada a guardar perpetua virginidad en homenaje a su dios.

Su camino ya estaba trazado, por nada en el mundo podía cambiarlo; los juramentos se deben cumplir exactamente y ella no se podía casar jamás.

Ella le dijo soy un ser nacido para sufrir le respondió, debo cumplir mi voto, sufrir en silencio, callar mi angustia, consumirme en mi soledad. La bella princesa le dice no te acerques por favor porque destruirías mi existencia.

El Joven “JOSE” haciendo caso omiso a los ruegos y súplica, quiso cogerla, pero ella se arrojó al mar y cuando parecía que iba a cogerla fue detenido por una gran ola que lo cegó por un momento; cuando recobró la visión pudo apreciar que la hermosa sirena encantadora princesa, nadaba y se alejaba cantando sus melodiosas canciones que hacían llorar.

El Joven “JOSE” con una angustia indecible le llamaba desde la orilla de aquel acantilado, pero ella se alejaba más y más hasta que desapareció en el inmenso mar azul para no volverla a ver nunca jamás.

El Joven “JOSE” desesperado veía que su prenda querida se alejaba, más en lo infinito, en un momento de coraje se arrojo al mar y comenzó a seguirla nadando apresuradamente para alcanzarla pero sus fuerzas se iban agotando cada vez más y más, hubiera querido ser una avecilla para ir volando y estar a su lado, pero el mar es muy traicionero de repente comenzó a hundirse, era un remolino tan fuerte que se lo llevó al fondo del mar, sus fuerzas no respondieron, nunca más se supo del Joven “JOSE” murió sin haber alcanzado aquel amor imposible; el amor de una Sirena.

 

 

 

 

 

 

ixxx